jueves, 21 de noviembre de 2013

Ryunosuke Akutagawa


Me he iniciado en la lectura de autores japoneses gracias a este autor, el cual es un enorme y satisfactorio descubrimiento. Lo primero que me leí de él fue El biombo del infierno, un relato maravilloso y terrorífico a la vez, que ya me ha quedado para siempre en la memoria.

En realidad, y  a causa de ese descubrimiento, me he leído varios relatos de este autor y todos me han gustado. Cada relato es diferente, pero en mi opinión, todos mantienen un cierto halo misterioso que aporta el autor, como si detrás de la narración hubiese algo más que no nos cuenta pero que nos deja entrever. Con el relato En el bosque  es la sensación que me deja, por cierto que me parece un relato con un planteamiento muy original y creativo. Por otro lado Kesa y Moritô, que me ha parecido sublime en cuanto a la forma narrativa, parte desde un punto en el que no hay vuelta atrás, descrito de una manera muy poética.

Metería en otro grupo diferente a los relatos La nariz y a Sennin, ya que no tienen ese sentido tan nefasto y maldito. Me ha gustado sobretodo el de Sennin por dejarme sorprendida al final, siendo que hoy en día pocos relatos, todo según mi opinión, dejan poco espacio a la reflexión profunda de lo que se ha leído, y hacen al lector cavilar y cavilar, y tener la necesidad de comentarlo con otra persona para conocer si realmente ven el final de la misma manera.  Sólo recuerdo que me ha pasado con pocos, entre ellos El Horla de Guy de Maupassant.

Prefiero no comentar el argumento de los relatos ya que no dejaría mucho lugar a la imaginación, pero si los recomiendo encarecidamente, porque tienen valor narrativo y calidad, y merecen mucho la pena. Todavía me quedan bastantes obras que leer del autor y ya las tengo en mi lista de pendientes.

Del autor decir que es uno de los importantes de Japón, y hasta se creó un premio con su nombre, siendo el más prestigioso del país. Lo dejo ahí para quién le interese indagar más.

No hay comentarios: