viernes, 16 de septiembre de 2011

Bernini - San Andres del Quirinal

Esta entrada la dedico a la arquitectura, que en la historia del arte ocupa un lugar destacado.

San Andrés del Quirinal, cuyo autor es Bernini, pertenece al período denominado Barroco, que comprende desde el siglo XVII hasta el XVIII.
En este momento los principales arquitectos de la época eran Bernini y Borromini, de los cuales se conservan obras arquitectónicas muy diferentes.

Bernini siguió la línea clásica pero introdujo cambios innovadores, mientras que Borromini fue un rupturista con las normas de la época modificando la manera de ver la arquitectura.


La fachada es una de las partes de la iglesia que combina el estilo clásico con algunas innovaciones. Está coronada por un frontón liso, un entablamento ornamentado y un pórtico que parece romper la verticalidad de la fachada.

La fachada de esta iglesia es lo que más me llama la atención ya que siendo clásica, y como cabría esperar la ornamentación, rompe en cierta medida pero sin salirse de los parámetros clásicos. A mi parecer combina a la perfección esa pequeña innovación y le da un aire majestuoso.
Además el escudo que coloca encima del pórtico aporta vida a la fachada para que no quede demasiado lisa y sobria.

Otra cosa que me gusta es la escalinata semicircular que sale hacia delante para recibir al espectador o al orador que va a entrar en la iglesia, dándole tiempo a alzar la vista y ver el escudo con el pórtico.

Cuando vi esta facahada por primera vez supe que tenía que hacer una entrada sobre ella, ya que gusta mucho y me llamó la atención.

La planta y el interior también son destacables por su elegancia, la pigmentación de los mármoles , sus estatuas coronando frontones ovalados y sus columnas espectaculares rodeando el altar.



La planta es ovalada, con capillas dispuestas alrededor. Es comparada con la planta del Panteón de Agripa. Esta planta es innovadora ya que no es totalmente circular sino que tiene forma ovoide, terminando en una fachada con muros laterales curvados. De esta manera no hay recodos ni lugares ocultos.

De esta manera uno puede sentirse en el centro y contemplar el interior con toda su ornamentación, viendo coronar los ventanales con estatuas, la bóveda, las pequeñas capillas y hasta la planta. Parece que no queda nada libre de ser observado.

Me parece una obra arquitectónica espectacular, que realmente no tiene que ser imponente ni enorme para llamar la atención. De todas formas no hago una entrada sobre Bernini sin hacer otra de Borromini que también tiene obras geniales y fachadas innovadoras y magníficas como la de San Carlo alle Quattro Fontana.

Siento que sea una entrada un tanto escasa de información pero a partir de ahora espero poder publicar asiduamente. Un Saludo

1 comentario:

LaraDeMorgan dijo...

¡Enhorabuena por la entrada y por el blog!

No me puedo resistir a comentarte que el blog ha quedado muy bello. Cada día demuestras que llevas el arte en las venas.

Con respecto a la entrada, es muy interesante esta obra arquitectónica de Bernini. Además aportas mucha información que me refresca la memoria sobre algunos aspctos no sólo de la arquitectura, sino también del artista (al cual solía confundir con Borromini).

Por favor, sigue deleitándo con tus frescas e interesantes entradas.
Gracias.