domingo, 27 de diciembre de 2009

El Imperio Bizantino. Arte I

Hace mucho tiempo ya que no subía un artículo (entre exámenes y cosas ...), pero aquí estoy de nuevo para hablar del arte Bizantino y de sus maravillas.

Cuando el Imperio Romano de Occidente cae en el 476 se divide en varias partes, por tanto el Imperio de Oriente se convierte en principal potencia del Mediterráneo en aspecto político, militar, económico y cultural.

Pasa a llamársele Imperio Bizantino debido a que Constantinopla era una antigua colonia griega llamada Bizancio. Constantino le dio el nombre de Constantinopla a esta colonia, que se convierte en centro militar y político y la capital del Imperio de Oriente.

Justiniano sube al trono en el 527, momento en el que comienza la época de esplendor del Imperio Bizantino. Este emperador emprende la conquista del Mediterráneo occidental obteniendo Italia, África, una parte de Hispania y Bética. Se casa con Teodora, una actriz de teatro y prostituta de gran inteligencia que se convierte, junto con Justiniano, en el gran poder del Imperio Bizantino.

En la época medieval se notan claramente las diferencias religiosas y aunque perdieron el Mediterráneo occidental lograron asentarse en los Balcanes.
Finalemente Constantinopla cae en el 1453 por la invasión turca.

El arte Bizantino es muy importante ya que se encuadra en una etapa de la historia muy significativa. Está fundamentado en el arte griego y paleocristiano, con grandes influencias orientales (persa y musulmana). Se realizan obras arquitectónicas, mosaicos, pintura y escultura.
En los mosaicos destacan el de Justiniano y el de Teodora, los cuales pertenecen al grupo de mosaicos de San Vital de Rávena :


En el centro Justiniano porta una ofrenda, a la derecha están los altos dignatarios de la Iglesia llevando el incensario, el misal y la cruz. Detrás, en segundo plano está el banquero que financió la construcción de la iglesia. A la izquierda hay dos hombres vestidos con toga, que son dos altos funcionarios del estado. Por último se ve a la guardia personal del emperador.

Todas las figuras tienen los pies en V y aparecen de frente, no existe perspectiva. Justiniano va vestido con ricos ropajes simbolizando su superioridad en cuanto a poder.


Aquí se diferencia bien a Teodora, que también va vestida con ropajes ricos, acompañada de su séquito. Con respecto al espacio se ve como dos miembros de la corte descorren una cortina, que hace que se vea una parte en negro que da a entender que existe un espacio posterior. Teodora también porta una ofrenda, un cáliz de oro.

Bueno no me he extendido apenas en cuanto al análisis de los mosaicos, pero prometo que en la próxima entrada sobre el arte bizantino (que será la Iglesia de Santa Sofía) si que me voy a quedar a gusto porque es una de mis obras arquitectónicas favoritas.

Un Saludo!



2 comentarios:

Lórien dijo...

Por fin de vuelta!!!

Ya echaba en falta estas entradas interesantes sobre arte, que nos tenías a la expectativa!!

El Imperio Bizantino! Lo explicas genial, además los mosaicos de Justiniano y Teodora son muy llamativos.
Por favor, la segunda parte ya!!!

Saludos!

NOSFERATU dijo...

¡Hey! Me resultas demasiado interesante,por los Bizantinos claro esta.